Árbol de los colores. Aprender cogiendo «frutas»

Hoy vamos a hacer nuestro árbol de los colores. Un juego muy fácil de hacer en casa, y que va a gustar mucho a los más pequeños.

A partir de los dos años l@s niñ@s empiezan a redescubrir los objetos que tienen a su alcance (el pantalón de color azul).

Cuando empiezan a ser conscientes, para ell@s nada tendrá mucho sentido, repetirán los nombres de los colores que tú le digas, sin comprender si quiera que el azul es un color; pero poco a poco, con la experiencia y la repetición, irán interiorizando estos conceptos.

Antes, para mí niña pequeña, todos los colores eran azul o amarillo.

Es curioso, los primeros colores que aprendió realmente fueron el verde y rojo, y todo debido a que de camino a la guardería en coche, en cada semáforo le decía “está de color rojo, cuando cambie a color verde me avisas”.

Recomiendo que para ayudarles en este proceso les describamos los objetos que ven o usan habitualmente centrándonos sólo en el color, y a poder ser objetos que sólo tengan un color “ el jersey es de color rojo” y no “el jersey es de color rojo con rayas azules”.

Sobre todo, me gustaría que todos tuviésemos claro que cada niñ@ tiene un proceso madurativo distinto y que nunca hay que forzarl@ a hacer cosas para las que no están preparad@s.

De la misma manera, si preparamos algún juego, alguna actividad, si en ese momento al peque no le apetece, se deja para otro momento en que esté realmente interesad@.

El juego es la principal herramienta para el aprendizaje, podemos proponerles muchos juegos para aprender los colores. Uno de los que más me gustan es «La oruga de colores»

Hoy os voy a enseñar el juego del árbol de colores que hicimos en casa y que a la peque le gustó mucho.

¿Qué necesitamos?

• Tapones de distintos colores

• Una caja de zapatos

• Rotuladores de los mismos colores que hayamos elegido los tapones

• Cartulina marrón y verde

• Velcro del que se pega

¿Cómo lo hacemos?

En primer lugar, a la caja de zapatos le hacemos cuadro agujeros y pintamos el borde de cada uno de los colores que hemos elegido los tapones (en nuestro caso fueron cuatro colores distintos).

Con las cartulinas recortamos para hacer la forma de árbol. Con la marrón hacemos el tronco y con la verde lo que serán las hojas.

Cortamos la cartulina marrón, dándole forma de tronco de árbol
La copa del árbol la hacemos también con cartulina, verde en este caso

Sobre lo que son las ramas (la cartulina verde ya recortada con su forma) pegamos trocitos de velcro (la parte suave) y sobre los tapones pegamos la parte rugosa.

Colocamos velcro sobre los tapones y la copa del árbol

Colocamos los tapones en nuestro árbol, ¡va a quedar cargadito de frutos!!

Colocamos los tapones en el árbol

El árbol lo pegamos (ya completo) a la pared.

Lo pegamos todo en la pared

Este juego consiste en recoger la fruta y ponerla en la caja por su agujero correspondiente. Durante el juego, le ayudamos diciendo el color, “qué bien, has cogido el de color rojo”.

A jugar con nuestro árbol de colores

Espero que os guste, que lo hagáis en casa y sobre todo que vuestros peques lo disfruten mucho.

Pásate por este post, estoy segura que también te va a gustar mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *